La USBCali establece la autoevaluación como una herramienta esencial de la calidad, en el mejoramiento continuo de todas las dimensiones de la dinámica institucional, comprendiendo que no es posible mejorar aquello que no se evalúa. En efecto, la autoevaluación se constituye en uno de los elementos fundamentales que nutre y mantiene altos estándares de calidad en la Institución, tal como es expresado en el PEB, “optar por hacer las cosas bien hechas exige una cultura de la calidad, que asume la autoevaluación y la mejora continua, como principios orientadores de su acción y sostenibilidad”[1].

Para materializar este hecho la Universidad recurre a la autoevaluación como “proceso investigativo de carácter aplicado, participativo, integral, sistemático y permanente, orientado a obtener información válida, confiable, oportuna y representativa”[2].

En cumplimiento de lo anterior y a lo establecido por la ley 30 de 1992, en su artículo 55, donde se concibe la autoevaluación como una tarea permanente de las Instituciones de Educación Superior para mejorar la calidad del sistema, la Universidad de San Buenaventura establece directrices claras para la autoevaluación institucional y de sus programas académicos.

1. UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA COLOMBIA. Proyecto Educativo Bonaventuriano. Bogotá D.C., 2010. p. 97.
2. UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA COLOMBIA. Proyecto Educativo Bonaventuriano. Bogotá D.C., 2010. p. 101.

 

Calendario de eventos

D L M M J V S
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31